logo @ +

VELADA ZAPATISTA

 

Eros sin zapatos,
abrocha tus cordones.
Tienes la rosa en tus manos
de espinas duras
de sangre
en esta España rimbombante.
Zapatero:
a tus zapatos,
con eros.

 

Madrid (Velada), 5/02/05

 

´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´

 

DESTEMPLANZA DE LA PRIMAVERA

 

Íbamos de brote en brote
y
nos alimentamos de las
excrecencias de la oruga, los dos.
consigo
Era un hombre enraizado como hileras en par de sicomoros
Él, inconfundible: mostró a la diosa
una inscripción en los genitales,

 

rasgó los papeles

 

Cuestiones de ortografia la penuria el adiestramiento

 

de la memoria.

 

El cristal milagroso del polen en la pupila hecha
añicos
de una mosca.
Sus aderezos fúnebres son de forzoso azul y de bellos insectos.

 

Por primavera,
enloqueció.

 

´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´

 

 

TRANSITES AMB LENTITUD UNA NIT PERMUTADA

 

Tengo un dolor en el centro
Que no sé como olvidar
Un ombligo abierto por dentro
Canta al amor sin llorar
Cuánto te quiero, amada mía
Y cuán lejos estás de mi voz
Solo puedo roer con alevosía
Todos los recuerdos de una coz
Veta ya, que no me quieres
Pues tanto daño hace desear
Que un rayo te parta las narices
O que algun día vuelvas atrás
Yo te espero aquí, de rodillas
Añorando tu cuerpo y formas de amar
Pensando que alguna vez verás
Levantarme de pronto y echarme a anadar
Pues aquí te dejo, con este cantar,
Que si no me cura me da bien estar.

 

´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´

 

DIGO

 

Fuiste flor de un día
Y te apagaste después
Sin tan siquiera despedirte
De tu sonrisa. Yo te veo
Todavía, sin zapatos,
Por los charcos del arrabal
Y la rutina. Te encontré así
Danzándole al viento
Y desafíando el tiempo
Que nos corrompe por dentro.
Como una amazonas, guerrera.
Y ya ves, ahora te canto en un lamento
Con aires de soleá.
No más,
Fuiste flor de un día, me digo,
Y te largaste después
Taconeando la memoria.

 

´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´

 

Llegar.
Llegar a encontarse y encontrarse en un vacío de memoria.
Recuerdo que.
Llegar a casa sin más.
Llegar, encontrar,
quizás uno mismo. Otro.
Llegar o encontrarse?
Recuerdas, Mnemose?
Te acuerdas?
Vaciarse.
Uno. Lo mismo?
Va, acontece. Ir hacia el ser.
No hay
No ha habido
Haber de.
Ver que no hay sin,
tampoco nada.
Llenarse de, encontrarse con, hablar des de,
sin peso, sin palabras, sin.
Llegar quizás a la nada.
Llegar a nada.
Llegar nadeando, sin más. Sentir.
Saber que. No saber nada.
Nadear.
Un cuerpo. Dos cuerpos.
Y sus ausencias.
Volverse hacia.
Dirigirse hasta.
Llegar.
Llegar ahí, donde la superfície.
Llegar des de la superfície.
Surfear.
No ir, no buscar, llegar.
Tan solo llegar a acontecer.
Aconteció.
Aconteció?
No hay duda, no hay,
sin más. Sin nada.
Hablar del deseo.
Escribir el deseo. Leer.
Leerse.
No el deseo: Acontecer.
Estar. Sin más.
Simplemente estar en.
Dos superfícies.
Un cuerpo.
Estar ahí, encontrarse.
Acontecer y encontrarse.
Querer.

 

´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´

 

De: HACHEMUERTOCHARGAY <hacmorxargay@worldonline/.se>
Asunto: CONTINUACIÓN IMPOSTURA
Fecha: 7 de enero de 2005 12:11:32 GMT+01:00
Para: Gerard Altaió <gerard@teklamedia/.cómo>

 

Ep, Gerard!,

He aquí una prolongación de la conversación del último día qu nos vimos, a l’Horiginal:

SOBRE LA IMPOSTACIÓN DE VOZ EN POESÍA, SOBRE LA IMPOSTURA EN LITERATURA.

El lenguaje genera lenguaje, la voz genera voz.

La poesía, de por si, es impostación de voz, es una impostura, es arte, artificio.

Si vamos en contra de la impostura, vamos contra la poesía, contra la literatura. Y no vamos a favor d una poesía como supuesta
expresión sincera, sin impostación. Esta poesía sin impostación ni impostura es imposible, no existe. Sólo una poesía ingenua, “naïf”, s’puede acercar, sin llegar, porque, precisamente por ingenua, se situará en el discurso de la poesía ingenua, a menudo d’raíz popular, que tiene sus normas para las impostaciones y las imposturas “naïfs” y populares

La impostura es inmanente a l’arte, a l’artificio, a la poesía, a la literatura

L’antipoesia niega la impostura,

L’antipoesia, pero, es poesía, si no, seria no-poesía, en el sentido más extremo de la no-poesía, que es que todo es poesía, que quiere decir que nada no es poesía.

Hace falta elegir, contra la poesía, entre’l antipoesia, la no-poesía y la mezcla de las dos cosas.

¿Es posible l’antipoesia, una poesía sin impostura ni impostaciónn? Lo es, de posible, como actitud utópica reflejada en una poesía, que, precisamente por ser poesía, es impostada y impostora.

La aceptación de la impostura en poesía se contradice con con l'antipoesia, que todo y negar la poesía, es poesía.

He aquí, sepulto, un magma de contradicciones irresolubles y que aun así hace falta trabajar -y no paso eludirlas con dogmas- por tal de -utópicamente y visceralmente, aun cuando sin necesitado de aspavientos- poder atènyer el fin, personal, individual, de la impostura, de la poesía de la literatura.

La dimensión utópica de l’antipoesia, la hace engrescadora.

Hasta la vista bien pronto.

Carles

 

De: Antipoeta <gerard@teklamedia/.como>
Fecha: 17 de enero de 2005 18:05:54 GMT+01:00
Para: HACHEMOROCHARGAY <hacmorxargay@worldonline/.se>
Asunto: antipostura al antipostor

 

El 07/01/2005, a las 12:11, HACMORXARGAY escribió:

Ep, Gerard!,

Ep! Carles,

He aquí una prolongación de la conversación del último día qu nos vimos, a l’Horiginal:

SOBRE LA IMPOSTACIÓN DE VOZ EN POESÍA, SOBRE LA IMPOSTURA EN LITERATURA.

He aquí una prolongación del correo electrónico que recibí el día siguiente de decapitar a los tres reyes:

SOBRE LA IMPOSTACIÓN, LA IMPOSICIÓN, LA POSTURA Y EL IMPOSTOR

Traigo todo de días dando vueltas a tu correo, intentando usar algo la suspensión de juicio por no colapsar las neuronas. O, por decirlo de lo contrario, he hecho el ejercicio de intentar dejarme traer por el texto que enviaste y de alguna manera ponerme a la piel de otro. Y he aquí ya me he encontrado con una primera impostura. Por qué, al escribir o al pensar, se da este desplazamiento hacia el otro?

No sé muy bien si la antipoeta es el más indicado por intentar reflexionar sobre el antipoesia.

En todo caso para mí el antipoesia no es nada utópica, sino bien real. Se puede hacer y practicar, se puede convertir en una escritura, pero he aquí que si se convierte en un método o en una dinámica de texto deja de ser, si se convierte en una manera más de escribir, antipoesia. Es decir que por tal de ser antipoesia hace falta que haya, encara, poesía. Qué pasaría si la antipoeta hiciera antipoesia? Pues que no habría más, de antipoesia.

Tengo que decir, pero, que este juicio es temporal. Sé bastante bien que un día u otro haré los antipoemes, pero será por cerrar y cerrar el
antipoesia, extinguirla. Es un trencall o atajo que siempre es, hasta el día que lo coges y se convierte -por necesidad- en un culo-de-saco.

En el fondo, pues, si yo mismo no puedo hacer de mí mismo, cómo puedo pensar una poesía sin impostación?

La antipoeta, como tal, está condenado a no hacer. No a no hacer antipoesia, sino a mirar de hacer tan poco como pueda. Porque cuanto más hace más se aleja de si mismo, más poeta acontece y a la vez menos antipoeta, todo y ser -profundamente- el antipoeta. Y a la vez no puede dejar de hacer. Y cuanto más hace menos es el que era.

Por otra parte, al impostar no se destruye el antipoesia, caro en sí misma el antipoesia es -cómo queda claro por sus contradicciones internas- una impostación. Quizás la más radical de todas las que nunca he practicado. El antipoesia es una de las escrituras con más fajas, toda ella es rellena de imposiciones a la vez de hacer un antipoema. En definirse por negación, por contraposición, sólo puede funcionar a través de prohibiciones. El antipoesia más que utópica es así ideológica, es hazaña de imposiciones y de imposturas.

Ahora bien, donde se puede establecer el límite entre la postura y la impostura? Cuando dejamos de ser nosotros mismos con franqueza por acontecer un simulacro?

De alguna manera tú mismo tienes una respuesta: en el proceso de devenir perro (cínico) el poeta ya es una transformación, una alteridad y profundamente una contradicción. Quizás el problema es que el mundo del arte es el único que permito establecer la contradicción como sistema interno, con carta de naturaleza.

Esto me hace pensar en el problema del lenguaje (teológico, hermenèutic, científico, semiòtic...?) que en función de la óptica desde la cual se mire puede comportar muchas diferencias al entender lo que es la impostación. O cual es su origen y sentido. Pero en todo caso ya volveré a ello en otro correo.

El caso es que pienso que si la contradicción, y por lo tanto la multiplicidad de jos, forma parte de lo que es el arte de ençà -como mínimo- de 1900, a la fuerza la impostación tiene que ser el sistema interno propio del artista. Es decir el simulacro. El hecho de hacer ver el que no es y aún
así a la vez ser el que se es sin serlo, fingiendo no ser el que se es. De tal manera que al final la impostación, como toda contradicción, acontece postación, realidad y no simulacro, caro se han borrado los sistemas de exclusión del no-yo y de el anonimato.

Como que el poeta es y no es a la vez poeta y antipoeta, y lo puede ser con toda tranquilitat, creo que la diferencia o la batalla no tiene que ser en contra de la impostación, sino en contra de la fe. Porque el problema de la mala poesía es que tiene fe, fe en el lenguaje, fe en el conocimiento, fe en el hombre, en definitiva. Por el contrario la antipoesia es la negación de la fe y la poesía buena es ausencia de la fe. La antipoeta no cree que la poesía, el arte, la humanidad, sea capaz de nada. El poeta puede optar por creer o no. EL mal poeta no puede optar, cree en el lenguaje, en el significado, en los sentimientos, en el yo... y por esto mismo es este lo que no imposta. Porque incluso impostando la
voz lo hace con su propia voz, con la manera de hacer que se supone que tiene que tener un poeta según los cánones establecidos. Cruz en sí
mismo, en definitiva, no paso con el orgullo o la soberbia de la antipoeta y los poetas buenos (y sé que este término traerá cola, qué es esto de bonos, dirás) sino con el convencimiento que tiene algo muy importante a decirnos y, sobre todo, a transmitirnos a los lectores. Digamos
que yo no me siento con nada a decir, ni pretendo de decir nada, todo y saber que el lector siempre se dirá de cosas. Y aquí hay una parte
importante también, porque donde carall juega el lector en todo este problema de la impostura. No tendremos que pensar la impostura desde el
lector y no desde el autor?

Me estoy embarbussando demasiado.

Creo que tendría que parar aquí y ya continuaremos. Encuentro que al fin y al cabo es bien complejo y que de alguna manera estamos haciendo
una filosofía al revés. Partimos de la conclusión por intentar encontrar el problema. Y esto me gusta. Pero no es una impostura, también? Un
método?

 

De: HACHE MUERO XARGAY <hacmorxargay@worldonline/.se>
Fecha: 22 de enero de 2005 23:03:11 GMT+01:00
Para: Antipoeta <gerard@teklamedia/.como>
Asunto: SILENCIO COMO RESPUESTA
Responder a: hacmorxargay@worldonline/.se

 

Ep, Gerard!,

He querido tener congelada durante unos días tu respuesta. Seguramente porque ya debía ver por lo pronto que no admitía ninguna contraresposta. Y ahora ya lo veo claro: no admito cabeza ni media.

En golpe caliente había subrayado unas frases. Son estas (yo he dicho a menudo cosas similares con matices quizás diferentes, y en Víctor Sunyol también lo ha hecho, con alguna reserva, como afirmar que él sí que quiere decir cosas, y en él esto sólo se puede entender desde la
mística):

Porque el problema de la mala poesía es que tiene fe, fe en el lenguaje, fe en el conocimiento, fe en el hombre, en definitiva. Por el contrario la antipoesia es la negación de la fe, y la poesía buena es ausencia de la fe. El antipoeta no cree que la poesía, el arte, la humanidad, sea
capaz de nada. El poeta puede optar o no por creer. El mal poeta no puede optar, cree en el lenguaje, en el significado, en los sentimientos, en el yo... y por esto mismo es este el que no imposta. Porque incluso impostando la voz lo hace con su propia voz, con la manera de hacer que se supone que tiene que tener un poeta según los cánones establecidos. Cree en sí mismo, en definitiva, no con el orgullo o la soberbia del
antipoeta y los poetas buenos (y sé que este término traerá cola, qué es esto de buenos, dirás) sino con el convencimiento que tiene algo muy
importante que decirnos y, sobre todo, que transmitirnos a los lectores.

Y ahora, al volver a leer tu respuesta, me he puesto a subrayarlo todo.

Todo es muy bueno. Ya te dije que se tendría que publicar.

Acabo de escribir algunas cosas y las he borradas, Saber callar es importante.

Imprimatur (Yo voto que sí).

Carles

 

´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´

 

´ spanish, altaió (poemas en español)